Hoyo de ozono al Polo Norte

» Inusual hoyo en la capa de ozono se abre sobre al Polo Norte «

En Geovista.Space, ofrecemos servicio de procesamiento de imágenes satelitales de la constelación Sentinel válida para todo tipo de análisis territoriales, gestión de crisis y monitoreos ambientales.

» Si le interesa realizar un monitoreo ambiental, nos puede contactar

https://youtube.com/watch?v=pofZE8FjKOI%3Frel%3D0

Los científicos que explotan los datos del satélite Sentinel-5P han notado una fuerte reducción de las concentraciones de ozono en el Ártico. Las condiciones atmosféricas inusuales, incluidas las temperaturas de congelación en la estratosfera, han llevado a que los niveles de ozono caigan en picado, causando un hoyo en la capa de ozono. La capa de ozono es una capa de gas protectora en la estratosfera que protege la vida en la Tierra de las dañinas radiaciones ultravioletas del sol, que está asociada con el cáncer de piel y las cataratas, así como otros problemas ambientales.

El ‘hoyo de ozono’ (agujero) al que más se hace referencia es el agujero sobre la Antártida, que se forma cada año durante el otoño. En las últimas semanas, los científicos del Centro Aeroespacial Alemán (DLR) han notado el fuerte agotamiento del ozono en las regiones polares boreales (cerca del Polo Norte). Utilizando los datos satelitales del sensor Tropomi montado en el satélite Copernicus Sentinel-5P han podido monitorear la formación de este hoyo. En el pasado, se han visto pequeños hoyos en la capa de ozono en el Polo Norte, pero el agotamiento de este año en el Ártico es mucho mayor en comparación con años anteriores.

Diego Loyola, del Centro Aeroespacial Alemán, comenta: “El hoyo en la capa de ozono que observamos en el Ártico este año tiene una extensión máxima de ~ 1 millón de kilómetros cuadrados. Esto es pequeño en comparación con el agujero Antártico (polo Sur), que puede alcanzar un tamaño de alrededor de 20 a 25 millones de kilómetros cuadrados con una duración normal de alrededor de 3 a 4 meses”.

A pesar de que ambos polos sufren pérdidas de ozono durante el invierno, el agotamiento del ozono en el Ártico tiende a ser significativamente menor que en la Antártida. El hoyo de ozono es impulsado por temperaturas extremadamente frías (por debajo de -80°C), luz solar, campos de viento y sustancias como los clorofluorocarbonos (CFC). Las temperaturas árticas no suelen caer tan bajo como en la Antártida. Sin embargo, este año, los vientos poderosos que fluyen alrededor del Polo Norte atraparon aire frío dentro de lo que se conoce como el ‘vórtice polar’, un remolino circular de vientos estratosféricos. Al final del invierno polar, la primera luz solar sobre el Polo Norte inició este agotamiento de ozono inusualmente fuerte, causando la formación del agujero. Sin embargo, su tamaño aún es pequeño en comparación con lo que generalmente se puede observar en el hemisferio sur.

Diego Loyoa dice: “Desde el 14 de marzo, las columnas de ozono sobre el Ártico han disminuido a lo que normalmente se considera ‘niveles de hoyos en la capa de ozono’, que son menos de 220 unidades Dobson. Esperamos que el agujero se cierra nuevamente a mediados de abril de 2020”. Claus Zehner, gerente de la misión Copernicus Sentinel-5P de la ESA, agrega: “Las mediciones de ozono total de Tropomi están extendiendo la capacidad de Europa de la monitorización global continua de ozono desde el espacio desde 1995. En este momento, no hemos presenciado una formación de agujeros de ozono de este tamaño en más de el Artico.”

En la Evaluación científica de 2018 del agotamiento del ozono, los datos muestran que la capa de ozono en partes de la estratosfera se ha recuperado a una tasa de 1 a 3% por década desde 2000. A estas tasas proyectadas, se pronostica que el ozono del hemisferio norte y de las latitudes medias debería recuperarse alrededor de 2030, seguido por el hemisferio sur alrededor del 2050 y las regiones polares para 2060. El instrumento Tropomi en el satélite Copernicus Sentinel-5P es capaz de medir una cantidad de gases traza, incluidas las propiedades de aerosoles y nubes con una cobertura global de frecuencia diaria.

Dada la importancia de monitorear la calidad del aire y la distribución mundial del ozono, las próximas misiones Copernicus Sentinel-4 y Sentinel-5 monitorearán los gases traza clave de la calidad del aire, el ozono estratosférico y los aerosoles. Como parte del programa Copérnicus de la Unión Europea, las misiones proporcionarán información sobre la calidad del aire, la radiación solar y el monitoreo del clima.

fuente: ESA/DLR/BIRA / Copernicus Sentinel-5P

Deja una respuesta